Envases Sostenibles o Green packaging

Hoy en día, nos encontramos en un momento en el que debemos ser conscientes tanto con el respeto por nosotros mismos, por el respeto a quienes nos rodean, y además por el respeto que le debemos al medio ambiente. Debemos preocuparnos y comenzar a generar el cambio por alternativas más eco conscientes, y por consiguiente, a utilizar envases con un enfoque mas biodegradable.

Cuando nos ponemos a pensar en todas las cosas que son embaladas diariamente, en nuestras casas, en nuestro lugar de trabajo, en los envíos, nos damos cuenta que las toneladas de plástico y desperdicios que utilizamos son preocupantes. Millones de artículos empaquetados son enviados a todo el mundo de forma diaria, generando residuos, siendo muchos de ellos imposibles de reciclar.


Es por esto que quisimos redactar un artículo sobre un tema en el que todos debiésemos comenzar a fijarnos, para así, cuidar un poco más el mundo. El “embalaje verde/sostenible” (“Green Packaging”) y afortunadamente, este, ofrece una solución a nuestro problema.

Pero, ¿qué hace que un diseño de empaque sea 'sostenible'?

El embalaje verde utiliza materiales y métodos de fabricación que tienen un bajo impacto, tanto en el consumo de energía como en su creación, ya que son materiales producidos en base a elementos biodegradables y reciclables.


¿Por qué importa esto? sabías tú que según diferentes estudios, los residuos de envases representan un tercio de lo que se entrega a los vertederos cada año? Muchos materiales de embalaje comunes, como el plástico y el poliestireno, tienen un impacto ambiental adverso. Los diseños de empaques convencionales también pueden ser ineficientes, ya que utilizan muchos materiales más de los que efectivamente son necesarios. Por lo tanto, cambiar a un diseño de empaque sostenible es una de las formas más fáciles para que las pequeñas empresas y personas, comiencen con el cambio.


Para que podamos llamar a un diseño “sostenible, verde o ecológico”, debe contener las siguientes características:


  1. Un ciclo de vida que retroalimenta la reutilización y la regeneración. El ciclo de vida del diseño de empaque promedio es muy lineal. Se produce, se usa una vez y luego se tira. Incluso si se trata de envases biodegradables, esta es una oportunidad perdida para integrar los materiales de embalaje en una economía circular. Un diseño de empaque sostenible permite la reutilización y las opciones de reciclaje. Por lo tanto, utiliza mucha menos energía no renovable o renovable que una que requiere que los materiales de embalaje se produzcan desde cero.

  2. No contener materiales de envasado en base a petróleo. Las sustancias a base de petróleo, como el plástico, afectan la sostenibilidad del diseño del empaque. El petróleo no es una fuente de energía renovable. Esto significa que no es una solución viable a largo plazo para la industria del embalaje. Los plásticos no son envases biodegradables porque no se descomponen en un plazo razonable. (¡Una bolsa de plástico lleva más de mil años!) Los plásticos reciclados son posibles para contenedores como botellas. Pero las versiones blandas que constituyen la mayoría de los envases de plástico no se pueden regenerar. Esto le da al plástico una huella de carbono masiva, lo que significa que no se puede considerar una opción de embalaje sostenible.